Sufro del Sindrome de la Edad de Oro

Midnight in Paris

Por segunda vez he visto Medianoche en Paris de Woody Allen y logré recordar porque me había gustado tanto. Ciertamente no es la mejor película del mundo, pero tiene un guión magnífico.

Lo que realmente logra acaparar toda mi atención es el punto clave de toda la película: el Sindrome de la edad de Oro, ese que sufren las personas que consideran que el tiempo pasado es mejor que el actual, que anhelan vivir en él y viajar a esa época que idolatran.

El protagonista sufría de ese síndrome, ese que lo llevo a vivir las mejores medianoches de su vida mientra convivía en un ambiente ideal con sus artistas favoritos.

mad men

Debo confesar, que sufro del mismo síndrome  Soy de los que idealiza los años sesenta, en oficinas tipo Mad Men, aunque cuando se estudia y se lee todo el ambiente de esa época se sabe que no fue una época tan perfecta, pero al final creo que todos caemos una que otra vez en esa ilusión de soñar con tiempos pasados que a nuestra percepción son simplemente mejores que el presente.

Creo que esta en la naturaleza humana idealizar el pasado cuando lo comparamos con el presente, ya sea de manera general o personal. Lo que bien es cierto es que el pasado no es tan diferente de como creemos que realmente fue.

Aunque nunca faltarán los defensores del edénico pasado y que aborrecen el pésimo presente. Estos mismos defensores, son los que suelen hablar de la perdida de valores, de la superficialidad de las personas, del depravado capitalismo y consumismo, de la decadencia de las artes (ya no existen buenos músicos, actores, pintores, etc), entre otro montón de frases cliché.

Hace poco me encontré con éstas frases de Sócrates:

Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la autoridad. Responden a sus padres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros.

Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros

Si no me dicen que es una frase de un filósofo de hace más de 2000 años, les puedo jurar que es uno de los tantos sermones de un viejo profesor, de mi abuela o de esos defensores que mencione anteriormente.

Debemos crear un equilibrio, recordar el pasado, tanto por los buenos momentos vividos, como por las lecciones aprendidas, pero nunca dejar que ello nos haga olvidar el presente como el momento para crear nuevos momentos inolvidables y aprender nuevas lecciones.

Al final, seguiré sufriendo de este síndrome de manera moderada. Ahora que lo pienso bien, ir a una fiesta de disfraz con temática de los 50’s/60’s con tragos de whisky en vasos old-fashioned no vendría nada mal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s