Sobre la cultura panameña y la xenofobia

La semana pasada, luego de todos los sucesos que se han dado que no creo necesario detallar, estoy seguro que mucho se ha escrito sobre la xenofobia.

Antes de expresar mis ideas, me gustaría dejar estos conceptos claros:

  • La xenofobia es un prejuicio (de los prejuicios, tengo un largo post pendiente por escribir) humano, un rasgo evolutivo recurrente a través de la historia, que puede ir desde la indiferencia y apatía hasta la violencia y la muerte. Y aunque parece algo innato en la naturaleza humana, no dejar de ser una manifestación reprochable.
  • Las sociedades se han hecho cada vez más amplias, y con ellos más cosmopolitas. La emigración es un fenómeno que siempre ha ocurrido en las sociedades humana y según estudios de la Organización de las Naciones Unidas, 1 de cada 35 personas es un migrante en el mundo. Y si bien es cierto que como humanos, buscamos esa necesita inminente de pertenecer, de identificarnos, y con nosotros llevamos una cultura (Siempre me gusta recordar que no existen personas sin cultura, ya que esta es un conjunto de tradiciones que van formándonos para pertenecer a una sociedad).

Luego de haber resaltado lo anterior y de haber reflexionado sobre todo lo ocurrido la semana pasada, diré un par de cosas concretas con respecto a todos los eventos acontecidos  la semana pasada:

Nunca estuve de acuerdo con el programa de Crisol de Razas. A pesar de que puede ser considerado como una declaración clara de xenofobia, debemos calmar los ánimos y dejar de exagerar y ser tan sensibles con temas que deben ser hablados y debatidos. Un programa que deja entrar indiscriminadamente un grupo de personas a un país no es un programa que debe permanecer, ni siquiera debe haber existido. Evitando el discurso de que esta tierra es de panameños para panameños (me parece un argumento tan ridículo y sin sentido), considero que el Estado debe ser un ente que garantice la seguridad en su territorio, parte de esta, debe ser la seguridad de los que habiten en ella (olvidémonos unos minutos de las nacionalidades). Un programa como el Crisol de Razas, va en contra de esto, por su falta de control. El movimiento de personas debe ser un acto controlado, si quieres que resulte.

Nada me llena más de orgullo, que saber que extranjeros con buenas intenciones vengan a mi país. Es una sensación difícil de explicar, pero que me hace sentir pechón. Es como cuando hablo de mi país con alguien que no lo conoce.

Cuando conozco a un extranjero que vino a ser su vida acá, siempre me intriga saber todo lo que tuvo que pasar, todo lo que llevo a tomar esa decisión, aprecio su valentía, su coraje y admiro su empuje, y al final de todo, los respeto y me alegra que hayan decidido venir a este pedacito de tierra a establecerse.

 Siempre habrán personas que incitarán al odio, que hablarán mal de ti y de los tuyos, así como la Sra.? Rita, pero como dice: las palabras ofenden, dependiendo de quien las diga. Una persona como ella, ingrata y que hizo tanto alarde de su ignorancia, no puedo llegar ni a la más mínimas de las ofensas. Pero al parecer, esto provocó una ola de indignación entre los panameños. Salieron nacionalistas y xenófobos desde abajo de piedras, pidiendo por la soberanía de la patria, la seguridad nacional, la integridad y valores de la cultura panameña, que despidieran a los agresores. Me enteré que el domingo hubo protestas para que los deportarán. Y yo me preguntó: ¿Un post en Facebook, por una desconocida, que si bien puede que sea su manera de pensar o la vocera de un grupo de personas que piensan como ella, es tanto para tal revuelo?

He leído y vuelto a leer el post, y no, no logra ofenderme, y me llevan a otras preguntas: ¿Debí haberme ofendido? ¿Qué no me ofenda, me hace menos panameño? ¿Que no este en contra de los extranjeros, me hace menos panameño? Obviamente, cuando me contesto todas estas preguntas, mi respuesta es un No rotundo, sin dudarlo.

Creo que como panameños, debemos establecer nuestras prioridades: HAY cosas más importantes en nuestro país por las que preocuparse, HAY cosas que nos deberían ofender más, como el político ladrón, el perezoso que no usa el puente peatonal, el conductor que no usa las luces direccionales, el motorizado que maneja por la acera, el adolescente que es padre o madre y deja de estudiar, el funcionario que te trata mal y puedo seguir por horas mencionando cosas por las que deberiamos ofendernos y preocuparnos.

Todo este revuelo, me hace caer en cuenta que somos un puberto de 15 años, que le dices que esta feo y lleno de espinillas, y se llena de inseguridad y pierde su identidad.

Como panameños debemos madurar, debemos aprender que si llegan extranjeros a nuestras tierras no debemos temerle, que por ellos perderemos nuestra identidad, que ellos nos quitan nuestros trabajos. No olvidarnos que muchos de nosotros tenemos ancestros que fueron extranjeros y que porque han pasado uno, dos o más generación, no nos da derecho a señalar al recién llegado y gritarle que se largue. Una persona que tira odio y quiere reprimir la expresión de otra persona, sólo porque esa persona tiene otra cultura, religión, pensamiento, tendencia sexual, color de piel, no te hace distinto a la Sra. Rita García. Este rechazo a lo nuevo, el miedo irracional a lo diferente, a la alienación cultural deben superarse.

La cultura no es estática, es cambiante, dinámica, es por ello que nuestras costumbres son distintas a las de nuestros padres y así sucesivamente. Existen factores externos que hace que la cultura cambie, entre ellos la cultura de los inmigrantes, pero no por ello, dejaremos de ser panameños.

Ante todo, debemos superar el miedo irracional a lo nuevo y aceptar que crecer como países, no es sólo tener más edificios o más carreteras, es tener una mente más abierta y superar los prejuicios que podamos tener. Es empezar a aceptar y disfrutar de la diversidad de esta complicada raza humana.

Advertisements

Además de Internet, también esta Mosiya: La ignorancia de quienes nos dirigen.

Leyendo mi reader esta mañana del Dia de los Santos Inocentes, me encontre con este post de Alt1040 escrito por Eduardo Arcos sobre este particular vídeo:


Hice una pequeña investigación en Google sobre el eminente diputado: Israel Sotillo, conocido internacionalmente como Diputado Mosiya.

Lo primero que me vino a la mente fue: en serio él esta diciendo que Internet es diferente a MOSIYA. Tuve que repetir el vídeo dos veces para caer en cuenta que realmente había dicho eso.

Estos son los que nos gobiernan, los que crean leyes para establecer el orden. Y me pregunto ¿Dónde quedaron los estadistas de antaño con discursos sobresalientes? ¿Qué nos depara a los pueblos si quienes nos dirigen no saben ni donde están parados?

Nos burlamos de las reinas de Bellezas como los incidentes de Giosue Cozarelli y Confucio o de Alicia Machado y las dos chinas, pero también tenemos al vicepresidente de la Comisión Permanente de Ciencia, Tecnología y Comunicación Social de Venezuela. Como dijo Eduardo Arcos en su post: “pensará que cada medio es un ícono que ve en la pantalla de su computadora con Güindous. También debe creer seguramente que cuando las personas se refieren al internet, se refieren al ícono de Internet Explorer.

Quizás digan que eso pasa en Venezuela, pero esta es la realidad de muchos países de Latinoamerica, y me atrevo a decir que en Panamá tenemos varios diputados Mosiya en potencia.

Nos podemos reír de la ignorancia y bautizar con sobrenombres, pero estos son nuestros gobernantes, escogidos “por nosotros”. Esto es triste y deja mucho que decir. Hacia donde estamos caminando.